https://doi.org/10.51897/interalia/COQS1192

FULL TEXT PDF

Cómo hacer la historia de la homosexualidad masculina

David M. Halperin

 

Extract

La historia de la sexualidad constituye ahora una disciplina académica tan respetable o, al menos, tan bien establecida, que quienes la practican ya no sienten más la presión de tener que defender la empresa, o rescatarla de las sospechas de ser una palpable absurdidad. La propia frase “historia de la sexualidad” sonaba como una contradicción en sus términos: ¿cómo, después de todo, podría tener la sexualidad una historia? Hoy en día, por el contrario, estamos tan acostumbrados a la noción de que la sexualidad tiene ciertamente una historia que, a menudo, no nos preguntamos qué tipo de historia es la que tiene la sexualidad. Cuando tales cuestiones se presentan, se las trata super­fi­cialmente en el curso del carraspeo metodológico que los historiadores ritualmente performan en los párrafos iniciales de sus artículos académicos. Recientemente este ejercicio ha tendido a incluir referencias más o menos obligatorias a los problemas alguna vez causados a los historiadores, hace mucho mucho tiempo, en un país muy muy lejano, por teóricos que argumentaron que la sexualidad estaba socialmente construida, una idea interesante en su momento y lugar, pero que fue llevada a extremos delirantes y que ya no goza de demasiado crédito. Con el potencial disruptivo de estas cuestiones metahistóricas cuidadosamente relegadas al pasado, el historiador de la sexualidad puede regresar al trabajo que tiene entre manos.

 

InterAlia