https://doi.org/10.51897/interalia/LFFN9152

FULL TEXT PDF

Homografesis

Lee Edelman

 

Extract

En la primavera de 1987, cuando fui invitado a participar en la conferencia que inauguraba el Centro para Estudios Lesbianos y Gais de Yale, los organizadores me pidieron que me uniera a otros académicos gais en un panel cuyo título planteaba insistentemente para nosotros la cuestión de la identidad: “¿Qué es Gay en la Literatura Gay? ¿Qué es Lesbiana en la Literatura Lesbiana?”. Aunque la rúbrica para nuestra sesión fue sustancialmente diferente en el momento en que el programa de la conferencia apareció, el tono de su título se mantuvo explícito –y casi agresivamente– interro­ga­tivo; ahora, sin embargo, la cuestión que ponía de relieve era más incisiva y escéptica: “¿Puede haber una crítica gay?” Todas estas cuestiones presuponen que nuestro interés y energía como críticos gais es, o por lo menos debería ser, focalizarnos en determinar la especificidad de una metodología crítica gay y lesbiana. Parecían exigir a aquellos que trabajamos desde perspectivas lesbianas, gais, bisexu­ales, queer, no heterosexuales o antihomofóbicas, no solo confrontar las inscrip­ciones de la sexualidad dentro de los textos acerca de los cuales escribimos sino también hacer legible dentro de nuestra propia crítica algunas empresas teóricas distintivamente gais. Las pregun­tas, en breve, demandaban de nosotros una voluntad de afirmar y reafirmar una singular, reconocible y en consecuencia repro­ducible identidad crítica: mercantilizar la crítica gay y lesbiana presentándola como una tendencia distintiva de la teoría literaria que podría encontrar su apropiada cuota de mercado en la economía ascendente de la producción literaria. En el proceso, esas preguntas nos condujeron a localizar la “diferencia homosexual” como una entidad determinada más que como una inestable relación dife­rencial, y nos invitaron a proveer a nuestros auditores con algunas direc­trices por medio de las cuales definir el “homosexual” o la “homosexualidad” en sí mismos. ¿Cómo, parecían preguntarnos, puede la crítica literaria ver o reconocer al “homosexual” a fin de llevar la “homosexualidad” a una dimensión teórica? ¿Cómo, dicho de otro modo, puede la “homosexualidad” encontrar su lugar en el discurso de la crítica contemporánea de modo que ya no esté no-marcada, o invisible, o perceptible solo cuando se engalana con los disfraces más osten­siblemente temáticos o referenciales?

 

InterAlia